Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Nuevo biocombustible en base a una lipasa de la fabricación del pan

Nuevo biocombustible en base a una lipasa de la fabricación del pan

Un grupo de científicos de la Universidad de Córdoba está trabajando en la elaboración de biodiesel a partir de una lipasa de la fabricación del pan.

El último avance es que lograron eliminar la producción de glicerina en el proceso de fabricación del biodiesel sustituyendo la sosa por lipasas y prueban que se puede producir en grandes cantidades.

La fórmula más habitual para producir biocombustibles es con la mezcla de hidróxido sódico (sosa cáustica), metanol (un tipo de alcohol) y aceites vegetales logrados mediante una reacción química conocida como transesterificación.

Esta reacción consiste en la transformación de los triglicéridos (constituidos por glicerina y ácidos grasos) en biodiesel por contacto con el alcohol. Un proceso que a nivel industrial se acelera añadiendo hidróxido sódico.

No obstante, y a pesar de que el biocombustible así logrado es más limpio que el derivado del petróleo, la reacción química entre el metanol y las grasas vegetales empleadas rompen las moléculas de los triglicéridos produciendo por cada una de ellas: 3 de biodiesel y 1 de glicerina, componente letal para los motores. Para eliminarla del biocombustible se emplean grandes cantidades de agua, contaminada a su vez por el hidróxido sódico utilizado para acelerar el proceso a nivel industrial.

Para evitar esta contaminación es que se trabaja en nuevas fórmulas, como la del proyecto de la Universidad de Córdoba. Su idea consiste en sustituir en la fórmula inicial la sosa cáustica y usar como catalizador biológico las lipasas, enzimas presentes en casi todos los seres vivos. Y concretamente, un tipo de lipasas utilizada frecuentemente por la industria agroalimentaria en la producción del pan.

Según el estudio de los investigadores cordobeses, la nueva reacción bioquímica logra por cada triglicérido, dos moléculas de biodiesel y una de monoglicérido (molécula de propiedades similares al biodiesel e inocua para los motores).

La gran novedad es que la nueva lipasa empleada por los científicos cordobeses es su bajo precio que la hace realmente asequible y su facilidad de acceso en el mercado.

El nuevo biocombustible diseñado por el equipo que dirige el profesor Diego Luna ha probado no sólo sus cualidades ecológicas, sino su competitividad. Para ello, la spin off de la Universidad de Córdoba Séneca Green Catalysis ha comprobado su capacidad productiva a escala de planta piloto, estando previsto la producción comercial en breve.

Vía:

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario