¿Qué es la huella de carbono y cómo pueden las empresas reducirla?

carbon footprint


A medida que pasan los años tenemos que estar más preocupados por nuestro entorno y el medio ambiente. De entre los muchos problemas que se están dando en la atmósfera la huella de carbono es uno de los principales, puesto que son multitud de factores los que inciden en ella y que hacen que cada vez haya un mayor número de emisiones de CO2 en el ambiente.

¿Qué es la huella de carbono?

Al hablar de huella de carbono no estamos refiriendo a todos los gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. El ser humano es el principal agente de emisión de CO2 en el medio ambiente, aunque también cabe destacar el papel que juegan las empresas u organizaciones. Podemos decir que la huella de carbono es el rastro que dejamos en la Tierra teniendo en cuenta que para medirla se analizan factores como el consumo o los hábitos de vida. Es decir, en este caso se estudian diversos elementos que forman parte de la vida de las personas, desde la propia alimentación hasta el medio de transporte que se utiliza o incluso las compras que se realizan.

Según los últimos informes que se han llevado a cabo, todo apunta a que el cambio climático derivado del aumento de la huella de carbono se está produciendo en gran medida por la acción del hombre en el medio ambiente, de hecho el porcentaje actual se sitúa en más del 90% de responsabilidad. Además de las acciones individuales las empresas también son responsables de los efectos negativos de la huella de carbono en el mundo, pero al mismo tiempo son quienes tienen en su mano el poder cambiar esta situación, puesto que cuentan con una mayor responsabilidad, tienen más capacidad de acción y son las que pueden producir más impacto con rapidez.

¿Qué pueden hacer las empresas para reducir la huella de carbono?

Existen numerosas acciones que pueden llevar a cabo las entidades para reducir la huella de carbono. Una empresa comprometida con el medio ambiente debe aprovechar todos los residuos, así como racionar los recursos que se emplean para el consumo, como puede ser por ejemplo el gasto de agua. Las entidades pueden colaborar con el medio ambiente trabajando bajo un perfil de apoyo y desarrollo sostenible, utilizando procesos de fabricación que se llevan a cabo haciendo uso de energía 100% renovable. La buena noticia es que cada vez más entidades ayudan al planeta y se esfuerzan en el proceso de reducir el impacto de la huella de carbono creando políticas de ahorro de energía o haciendo que la tecnología que utilizan para la producción sea mucho más eficiente.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios