La mochila de cine llegó a Malawi

Malawi es un país ubicado al sureste de África, allí las nuevas tecnologías tardan un poco más en llegar. Esta zona es una de las regiones más desfavorecidas y alejadas del mundo. Es por eso que algunas organizaciones decidieron acercar el cine a estos poblados.

Organizaciones benéficas del Reino Unido como Purple Field Productions (PFP) con su par Temwa y junto a pioneros en energía alternativa, crearon y pusieron en práctica los pedales eléctricos que llevan el cine a zonas remotas de Malawi.

La organización PFP realiza películas educativas y humanitarias para y con personas de todo el mundo en sus idiomas locales. Con el apoyo de Temwa, que trabaja en Malawi como única organización presente, se llevan a cabo diversos films que se basan en la comunidad, en su educación, la salud y la agricultura. Este innovador proyecto dará un importante acceso a informaciones como datos vitales para lograr una mejor calidad de vida en uno de los países más pobres del mundo.

Ambas organizaciones decidieron acercar el cine a Malawi, pero no se trata de un cine tal cual nosotros conocemos. El primer inconveniente con el que se toparon al querer implementar esta idea, fue que estos lugares no cuentan con energía eléctrica, motivo por el cual, se hacía imposible llevar aparatos que funcionen con esta energía. Incluso, se llegó a pensar en llevar un generador a combustible, pero tampoco contaban con este recurso.

Es aquí cuando entra en este proyecto la empresa Electric Pedals. Se trata de una de las compañías pioneras en la generación de energías alternativas. Así, se puso en práctica un ingenioso sistema: el Rucksack Cinema (Mochila de Cine en inglés). Es un aparato que, por medio de energía cinética aportada por un ser humano, puede mostrar una proyección.

Este aparato está conformado por un kit que pesa sólo 20 kilos (por lo que puede ser trasportado fácilmente por dos personas). El mismo consiste en un proyector que se encastra en una mochila sin necesidad de instalar nada. Además, está provisto de un pedal con el cual, a través de un movimiento constante, pero relajado, cualquier persona puede darle energía y hacerlo funcionar.

Sólo pedalenado se genera energía y así, el cine llega a otras partes del mundo. Sin embargo… ¿podríamos hacer lo mismo en nuestra casa?

Vía:

Electricpedals.com

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios