Las siete erres de los consumidores responsables

Las siete erres de los consumidores responsables

Cualquier persona que vive en el mundo moderno tiene responsabilidad en el cuidado medioambiental. Por ello, las organizaciones ecologistas instan a todos los consumidores a ser responsables en sus vidas, escogiendo siempre que se pueda no contaminar y el uso de energías renovables.

Por ello, entre estas organizaciones se maneja una serie de pautas de consumo responsable, que se las conoce como “las siete erres”: reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar, reciclar, redistribuir y reclamar.

Estas siete acciones ayudan a no contaminar, a conservar el medio ambiente, a lograr un mundo más equitativo y también a ahorrar.

Reflexionar: elegir bienes y servicios comprometidos con el medio ambiente, caminar, ir en bicicleta o en transporte público en lugar del coche privado, apoyar el uso de las energías renovables y huir en lo posible del uso de combustibles fósiles, consumir alimentos frescos, de temporada y cercanos, vestir ropas realizadas con fibras naturales, etc.

Rechazar: Los productos tóxicos, no biodegradables o no reciclables, informándose siempre de los contenidos de un producto antes de comprar.

Reducir: menos bienes, menos gastos, menos explotación de los recursos naturales y menos contaminación y residuos. No hay que dejar de consumir, sino hacerlo a conciencia. Antes de adquirir un nuevo producto, conviene preguntarse si de verdad es necesario.

Reutilizar: escoger siempre que se pueda productos no desechables, y darle a todo el máximo uso posible, sin desperdiciar.

Reciclar: separar los residuos para su adecuado reciclado es una acción clave de los consumidores responsables.

Redistribuir: los consumidores responsables siempre optarán pro productos fabricados en empresas que pagan un salario justo y brindan condiciones dignas a sus trabajadores y en los países donde emplazan sus fábricas.

Reclamar: Los consumidores pueden y deben tener una participación activa en las actividades que influyen en su vida cotidiana. La ley ampara la posibilidad de reclamar y exigir actuaciones que contribuyan a mejorar el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos.

Vía:

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios