La necesidad de compatibilizar las actividades económicas con el respeto por el medio ambiente

La necesidad de compatibilizar las actividades económicas con el respeto por el medio ambiente 1


Desde hace más de 30 años, en los países desarrollados y ya en todo el mundo se habla del desarrollo sostenible, que es un principio que pretende alcanzar nuevos metas de desarrollo sin comprometer las posibilidades de las futras generaciones de vivir en un mundo habitable, con una suficiente calidad de vida y sin poner en riesgo los recursos naturales y el entorno que nos rodea.

El desarrollo sostenible por tanto enfrenta o más bien relaciona los aspectos económicos con los aspectos ambientales y los aspectos sociales. En muchas ocasiones, la economía ha potenciado su crecimiento basándose en la destrucción del medio ambiente, por ello es común que la industria de la ganadería se haya visto enfrentada a los ecologistas.

Compatibilizar todas las actividades

Desde hace años por fortuna el respeto por el medio ambiente ha ido ganando peso y la industria ganadera ido teniendo gestos encaminados a generar menor impacto, como la instalación de mallas ganaderas.

Algo parecido ocurre con las vallas cinegéticas, la industria de la caza es una de las que más pueden ayudar a mantener en buen estado la población de los animales silvestres en los entornos y parques naturales de la geografía española.

Las mallas ganaderas además suponen una importante defensa a la amenaza que supone el lobo, que en muchas ocasiones toman como presas a reses de ganado.

La ausencia de depredadores hace necesaria la actividad cinegética

Aunque en el norte de España siga existiendo mucha polémica con la presencia del lobo y su protección, lo realmente cierto es que debido a la ausencia de depredadores, una buena solución para controlar la población excesiva de herbívoros es a través de la industria cinegética.

Además, la industria cinegética genera un impacto económico muy positivo en las áreas que circundan a los espacios naturales, que por norma general suelen ser zonas deprimidas en el aspecto laboral. Existen ciertas aspectos que podemos considerar negativos con la caza y por ejemplos las monterías, pues en las monterías, las piezas más valoradas son los animales más fuertes y más sanos, mientras que los animales más débiles o enfermos apenas tienen valor.

En ese sentido, la presencia del lobo por ejemplo, que es el gran depredador del continente europeo, sí contribuye más al control de las poblaciones de herbívoros, pues los lobos siempre cazan las piezas más débiles, las que son más accesibles.

El objetivo final debe ser por tanto compatibilizar las actividades económicas con el respeto por el medio ambiente, no es fácil poner de acuerdo a cazadores, ganaderos y ecologistas, pero sin un acuerdo que incluya a todos no encontraremos una solución que satisfaga a todas las partes.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios