La sustentabilidad de los envases

envases_

Argentina genera 12 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos anuales, conformado en buena parte con envases comerciales desechados. La industria del envase asume su parte de la responsabilidad y ha presentado el “Proyecto Global de Sustentabilidad en Packaging” desarrollado por el Consumer Good Forum, cuyo capítulo local es el Instituto Argentino del Envase (IAE).

El Proyecto está conformado por un Marco de Referencia y un Protocolo de Aplicación Técnica que buscan establecer indicadores comunes de sustentabilidad para la industria del envase. Establece  principios, definiciones, indicadores y métricas comunes para toda la industria para promover una reducción de costos, de impacto en el ambiente y para mejorar la reputación entre los consumidores. 

envases

Según datos aportados por la industria del reciclado, en Argentina se consumen 500 mil botellas por hora, es decir, son 12 millones de envases que se desechan a diario y van a parar a rellenos sanitarios o a basurales a cielo abierto. “Después de Río+20 quedó claro que para alcanzar el Desarrollo Sustentable es necesario trabajar en Producción y Consumo Responsable y que para eso es necesario hacerlo en el Análisis del Ciclo de Vida del Producto”, declaró Bárbara Civit desde el organismo CONICET.

“Creemos que un enfoque común unificado va a mejorar la toma decisiones. Hoy los clientes nos reclaman por el exceso de envase, por la falta de información y por las pocas opciones de reciclados”, declara el IAE. Los indicadores materiales que propone analizan la relación entre peso del envase sobre el peso del producto, el índice de reutilización y porcentaje de contenido reciclable.  En el plano ambiental, se refiere al índice de recuperación, nivel de toxicidad y uso de gastes de efecto invernadero de cada envase. En su dimensión social pone el foco en las jornadas de trabajo, salud laboral y prácticas responsables en el lugar de trabajo.

envases_1

El Protocolo analiza ventajas y desventajas de cada packaging en su propio contexto de uso. “Las  Declaraciones Ambientales de Envases tienen que estar de acuerdo con los contextos donde se producen para tener veracidad. No se puede hablar de compostaje o de envases biodegradables, cuando mi mercado no tiene la infraestructura para compostar. No es pertinente ni verificable”, explicó Natalia Drault, Gerente de Energía y Asuntos Ambientales del IRAM. El Instituto Argentino del Envase tendrá el rol de “depositario responsable” de mantener y compartir información actualizada del proyecto, y será a su vez consultor para las compañías y las cadenas de valor.

Compartir en Google Plus

Acerca de Natán Gasparotti

Ha estudiado Lic. en Cs. de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios